Las presiones políticas a medios de comunicación

ELIA CUATRECASAS. Ayer 6 de marzo, la Asociación de Prensa de Madrid (APM) hizo un comunicado de prensa ante “el acoso de Podemos a los periodistas”. Como se establece en el documento, la APM “ha recibido una petición de amparo de un grupo de periodistas que se sienten acosados y presionados por el equipo directivo de Podemos, encabezado por Pablo Iglesias, así como por personas próximas a ese círculo”.

La APM es una asociación profesional de periodistas presidida por Victoria Prego que fomenta la libertad de expresión y buen ejercicio profesional. Es una de las agrupaciones periodísticas más criticadas por la poca rotación de los miembros y por el servicio “de lujo” que ofrece a sus socios. Esta vez el comunicado contra Podemos ha generado una gran polémica tanto en redes sociales como en diversos medios nacionales. El principal problema es que el comunicado expone la problemática pero no aporta datos concluyentes ni la contextualiza. Además de no dar nombres de los periodistas ni de los medios de comunicación que han mostrado su queja a la asociación. En una noticia del diario El País, se asegura que los periodistas solicitantes del amparo pidieron que se preservarse su anonimato y no se reprodujeran los mensajes a los que se hacían referencia. Aunque el periodista siempre ha de preservar el derecho de las fuentes, ¿hasta qué punto es legítimo publicar una información de esta manera?

Imatge1

Imatge2
Se les acusa de hechos graves pero no acaban de explican los motivos

Muchos seguidores en Twitter han mostrado su opinión al respecto. La críticas se basan principalmente en la arbitrariedad y la manipulación informativa. Se cuestiona también si la asociación se mostraría igual de tajante si la supuesta presión fuese por parte del PP y por qué la organización ha silenciado algunos temas o permite que haya programas que realmente incitan al odio.

Imatge3
Algunos tweets sobre el tema

La APM antes de publicar el comunicado habló con Podemos para que pudieran dar su versión de los hechos. Como resultado, se muestra una sola cara de la moneda. En general, el periodista tiene que dar cabida a todas las voces implicadas para informar de la manera más completa y objetiva posible. Cuando es una asociación de periodistas que no cumple con los objetivos que promueve y vulnera los principios básicos de la ética periodística, el problema se agrava.

El tema sobre si hay o no presiones políticas a los medios de comunicación ha existido desde los inicios del periodismo pero se ha incrementado con la creación de los grandes conglomerados mediáticos y la financiación bancaria que hay detrás de la mayoría de los medios. Cuando se hacen acusaciones tan graves como fomento del odio, limitación la libertad de los periodistas o acoso, es imprescindible que estén argumentadas de manera razonable y que se muestren pruebas de ello. No es suficiente con visibilizar el problema ya que el rechazo que se puede generar está injustificado.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s