Retrato destrozado de I.Montero

ANABEL PIÑAR/ Hoy pongo el foco en el perfil que le hizo ayer, sábado 4 de marzo, el periodista Pedro Vallín a la nueva portavoz parlamentaria de Podemos, Irene Montero. La pieza fue colgada en La Vanguardia online y está escrita, entiendo yo, a partir de una entrevista con ella y un pequeño trabajo de documentación. Esperaba una descripción de su carrera política. Evidentemente me la encontré, lo indican los subtemas: “Una estudiante sobresaliente”, “Marcada por el 15-M”, “Portavoz de la PAH en La Tuerka”, “Entró en Podemos de la mano de Rafa Mayoral”. Pero también encontré muchos fallos periodísticos notables.

Frases interminables: Los comentarios que recibió el perfil en la web iban todos encaminados a lo “tan infumable” y al “coñazo” de texto.No es de extrañar, teniendo en cuenta las frases de medio km que escribe el periodista, hasta de un párrafo entero, y el vocabulario enrevesado que utiliza. Es casi incomprensible el mensaje y no todo el mundo lo acabaría de leer. La entradilla no atrapa ni informa. (Indicado en la foto de color rosa y naranja).

Sexismo: En tres de las cinco fotos que aparecen en el perfil, Montero sale con un hombre. Nunca sola, nunca protagonista. Además hay que destacar que en dos de dichas fotos, la política sale en un segundo plano y en la última, de forma amorosa con Pablo Iglesias. Primer comentario de usuario: “Harvard? Esta estaba tan cerca de Harvard como yo. Al final no da más que para morrearse con el jefe.” No es de extrañar que piense así, pues el periodista no ha hecho más que relacionar su mérito político con las relaciones con hombres dentro del partido. O con Pablo Iglesias, o con Rafa Mayoral. Incluso en un perfil de una mujer son más protagonistas los hombres que ella misma. El dibujo sexista y machista que retrata el periodista es impresionante. (Indicado en la foto de color azul). 

Opinión: De acuerdo que la objetividad no existe y que la interpretación es lícita e incluso necesaria en el periodismo, pero en el caso de este perfil, la opinión del periodista se ve implícita continuamente. Empezando por la falta de fuentes más que él mismo, por las no comillas, por los adjetivos (con SOLO 29 años)… Se observa una intención clara de asociarla al activismo y al cinismo, a describirla como “una podemita más que critica la casta pero ella lo es” -> Harvard ya en el titular. Claramente el partido lila desagrada al diario y a Vallín, por mucho que esto fuera así, no se debería notar (si el periodismo fuera de calidad).  (Indicado en la foto de color verde)

foto-1foto-2

La Vanguardia no pretende informar al lector de cómo es el pensamiento y las intenciones políticas de la nueva portavoz parlamentaria de Podemos. Pretende estigmatizar y postularse. Es un ejemplo de retrato destrozado.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s