La violencia en los medios de comunicación

El pasado martes, varios medios de comunicación se hacían eco del desliz de Ana Rosa Quintana en su programa matinal de Telecinco. Mientras trataban el tema de la joven con pasado nazi agredida en Murcia por un grupo de extrema izquierda, la presentadora dio su opinión pensando que su micrófono estaba cerrado. “A mí me parece bien que le hayan partido la cara”. Al día siguiente, y ante el revuelo causado, Ana Rosa se disculpó con los espectadores asegurando que no justifica la violencia, pero no sin antes añadir: “Llevo doce años y digo lo que me da la gana”.

ar1

Captura de pantalla del diario El Español

Este desafortunado comentario sirve para reabrir el debate sobre la responsabilidad que tienen los medios frente a la sociedad, que es fácilmente influenciable. ¿Dónde está el límite a la libertad de expresión?

El Artículo 13 del código deontológico de la UNESCO establece lo siguiente:

“El periodista contribuirá a salvaguardar la salud mental y la moral colectiva, desechando la pornografía, la vulgaridad, la violencia y otros actos sensacionalistas y degradantes en los medios de comunicación social”

Ello no significa que los periodistas deban abstenerse de informar sobre estos asuntos, pero sí les impone la obligación de hacerlo con cierto cuidado. Si bien el comentario de Ana Rosa permite ejemplificar esta problemática, en realidad no es un caso aislado. A diario, los medios contribuyen indirectamente a fomentar valores negativos a partir de la publicación de informaciones o imágenes que pueden tener un impacto no deseado sobre los colectivos más vulnerables, especialmente niños y adolescentes.

Un ejemplo de ello es el diario digital El Español, que habitualmente informa sobre casos de violencia y acoso escolar incluyendo contenido audiovisual explícito. El último artículo, con fecha de 22 enero, relata detalladamente la brutal paliza de dos menores a su compañero de clase junto con el vídeo grabado por los propios agresores.

ar2

ar3

Capturas de pantalla del diario El Español

Es el mismo diario que informa de cómo Ana Rosa apoya una agresión el que con tono sensacionalista no tiene ningún reparo en publicar vídeos que no sólo suponen una intromisión a la intimidad de la víctima, sino que además pueden contribuir a fomentar la violencia.

El estudio global de la UNESCO sobre la violencia en los medios demuestra que el efecto de propagación de la violencia y estimulación de la agresividad es una realidad a nivel internacional. Sin embargo, muchos medios continúan difundiendo este tipo de contenidos con la voluntad de prevenir y concienciar, pero ignorando que el efecto colateral puede ser precisamente el contrario.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s