Escena en el congreso y en los medios

ANABEL PIÑAR / ¿Qué es noticia, qué no? Esta pregunta que a simple vista podría ser fácil de responder después de tres años en la facultad de periodismo, realmente no lo es. Miércoles 1 de febrero, La Vanguardia saca en portada de su edición empresa una foto de Iglesias y Errejón (Podemos) teniendo una conversación aparentemente tensa. El pie de foto era: “Tensión en público. Iñigo Errejón y Pablo Iglesias protagonizaron ayer una intensa discusión en el Congreso, muestra de la pugna que mantienen en el partido y que, según sus socios parlamentarios afecta a la labor del grupo de la Cámara.”

captura-de-pantalla-de-2017-02-01-19-55-35

En el panorama de diarios en papel españoles, La Vanguardia ha sido el único (enlace web portadas) que ha sacado en portada estas imágenes. No es extraño que las noticias no sean comunes en todos los diarios, por tanto, visto este ejemplo, en lo que debemos fijarnos es por qué un diario lo anúncia como noticia y otro no. El motivo es evidente: los periodistas sabemos que las portadas dibujan implícitamente la línea editorial del medio, por tanto, si LV puso en primera línea una fotografía de los líderes de Podemos es porque o bien les interesa demostrar la tensión interna del partido o bien los lectores son afines a la situación turbia actual por la que pasa el partido. Dicho esto, el problema no es tanto la aparición de la noticia en un medio sí y en otro no, si no si de hecho, podríamos llamarle a esto “noticia”.

La presión va en aumento y no hay acuerdo en Podemos. El plazo expira el miércoles a medianoche y los últimos pasos parecen alejar el posible entendimiento entre las dos principales corrientes, la de Pablo Iglesias y la de Iñigo Errejón. Días de acusaciones cruzadas e insinuaciones entre ambos dirigentes han saltado por los aires en el Pleno del Congreso, donde se ratifican tres Decretos Leyes del Gobierno.

Puede que las imágenes hablen a veces por si solas y éstas muestren una “discusión acalorada”, pero los periodistas no deberían especular sobre lo qué han hablado o ni siquiera si han discutido o no. Por vía indirecta, ambos participantes, así como sus vecinos de escaño, han desmentido que su conversación hubiera sido “una bronca” o que, mucho menos, hubieran estado próximos a llegar a las manos. Esto es porque LV se ha atrevido incluso a decir cosas como: “la discusión ha sido intensa pero, como se ve en la secuencia, no parece próxima a desbordarse hacia una bronca.” Además de publicar el vídeo, ¡cómo si revelara algo de información verídica! Lo han ralentizado a cámara lenta, por si a caso el espectador se pierde algún detalle.

¿Alguién puede decirme dónde están las fuentes que corroboran que estaban discutiendo? ¿No tendría mucho más valor informativo anunciar de qué hablaban, en lugar de anunciar que estaban peleando? Parece que algunos medios dejan de lado todos aquellos códigos que enseñan en la facultad, como por ejemplo, la comprobación. Hablando deontológicamente, un periodista no debería usar nunca en sus piezas términos probabilísticos como el “podría ser”. Deducir no es nuestro trabajo pero algunos se saltan esta norma cuando reciben fotografías demasiado suculentas, como la de Errejón e Iglesias.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s